Día Internacional de la Tierra

En este Día Internacional de la Tierra te invitamos a reflexionar y generar conciencia sobre nuestros actos, a evolucionar como sociedad en la forma que nos relacionamos entre nosotros y con nuestro ecosistema. Pues, ¡Aun queda mucho por hacer!

En un nuevo Día Internacional de la Tierra y en un contexto que nos llama a todas y todos a ser responsables con quiénes nos rodean no podemos olvidar que antes de esta crisis sanitaria tenemos y vivimos una crisis medio ambiental.

Hoy más que nunca somos conscientes de que debemos evolucionar como sociedad, en nuestra manera de relacionarnos entre nosotros, y la forma en que nos relacionamos con nuestros ecosistemas.

En 2012, se atribuyeron al medio ambiente unos 12,6 millones de muertes en todo el mundo. Se estima que el aire que respiramos, los alimentos que ingerimos, el agua que bebemos y los ecosistemas que nos sostienen son responsables del 23% del total de muertes a nivel mundial .

Como seres que alojamos en la Tierra y como parte integrante de la biodiversidad y ecosistemas, debemos usar nuestra capacidad de razonar, de pensar para evolucionar a una concepción ecocéntrica como modelo de vida y comportamiento. Es decir, concebir al ser humano como parte de la Naturaleza; interpretar el lenguaje de la Naturaleza, y construir valores y principios morales en armonía con la Naturaleza.

Este cambio implica no solo la creación de un nuevo sistema jurídico, político, económico y social, sino que también en la adopción de hábitos y comportamientos de consumo de cada individuo en armonía con nuestro entorno.

En este proceso de reinvención, que parte desde la voluntad individual, como Asociación de Consumidores te recordamos algunos aspectos de esta crisis:

  • Debemos reformular la visión económica que tenemos de los recursos naturales en dirección a comprender que son componentes finitos, esenciales, complejos, dinámicos y diversos a los que debemos brindar protección.
  • Las políticas y el ordenamiento territorial deben, a lo menos, incluir los conceptos de servicios ecosistémicos, gestión integrada de cuencas y entendimiento de las relaciones que se dan en la funga, flora y fauna existente para proteger de forma adecuada.
  • Retomar modelos de trueque o permuta como formato de adquisición de bienes y utilización de servicios.
  • ¿Realmente lo necesitamos? Evitar el consumismo. Cada acto de compra que realizas en el sistema actual, no solo valida política y económicamente el producto/servicio, sino que también el proceso que lo generó, las consecuencias de su industria, las políticas ambientales y laborales de tu compra, etc.
  • Tu hogar también es parte de la Tierra, en el suelo, aire y agua que dispones se están llevando a cabo una serie de interacciones físicas, químicas y biológicas que te permiten estar ahí. Piensa, infórmate y ocúpate de cuales son tus comportamientos en los espacios que compartes con otras formas de vida y qué haces para convivir.
Más historias